HUELGA, VALORES Y CONCIENCIA

Yo hoy (29M de 2012) he hecho huelga. Soy profesor de secundaria en un instituto extremeño. Y me entristece lo que veo a mi alrededor.

Creo que no deben disfrazarse los motivos para no ir a la huelga: sin duda, perder un día de sueldo (unos 100 y pico de euros) es un móvil económico de primera índole en mi entorno de trabajo. Pero son pocos los que te dicen que no van a hacer huelga por ese dinero, a los que prefiero por su sinceridad. La gran mayoría buscan cualquier otro argumento para soltarlo por si se ven obligados a justificar su no huelga. La lista es interminable:

  • No creo en los sindicatos
  • Esta huelga no va a servir para nada
  • Esta huelga es una huelga política
  • Hay que trabajar para salir de la crisis…

Se observa una tendencia clara en perjuicio de nuestras condiciones de trabajo:

  • Nos han bajado el sueldo, luego congelado, y lo seguirán poniendo en el congelador en el futuro
  • Nos van a hacer trabajar dos horas más el próximo curso, con todo lo que ello supone
  • Nos van a hacer ir a los centros, tarde o temprano, también todo el mes de julio, para aguantar a los niños otro mes, y que los padres estén mejor
  • Etc.

Pero la gran mayoría no hace huelga. Lo que yo veo debajo de esa falta de espíritu de lucha son dos cosas: ausencia de valores y problemas de conciencia. Profesores “rotos”. Me explico:

Cómo vamos a enseñar a los niños solidaridad, lucha contra las injusticias, inconformismo, valentía,… cuando nosotros, que somos su ejemplo, no lo tenemos, y no lo practicamos.

Cómo vamos a enseñar a los niños a tener una ordenada escala de valores, y explicarles que hay unas cosas más importantes que otras, cuando para nosotros mismos son más importantes 100 euros que la protesta contra el atropello. Cómo vamos a enseñar la sinceridad, si disfrazamos nuestras razones para no ir a la huelga (somos del PP en esta huelga, o del PSOE en otras) y decimos otra cosa antes que la verdadera razón.

Cómo vamos a enseñarles a ser personas razonables e informadas cuando muchos de nosotros no hemos perdido ni 5 minutos en informarnos de las razones de esta huelga, y no tenemos ni idea de lo que es el nuevo contrato para el emprendedor (a favor del empresario explotador), por poner un ejemplo. Mejor actuar como un borrego que sigue lo que diga una cadena televisiva o el propio gobierno, sin perder tiempo en “pensar”.

Cómo vamos a enseñar a sentirse minoría responsable y valiente, si hay quien está de acuerdo con la huelga, pero no la hace porque … no la va ha hacer nadie.

Yo tengo mi conciencia tranquila, porque soy coherente, y no hay ruptura entre mi pensamiento y mi acción. Otros ven las cosas mal pero… no hacen huelga: se quejan en la sala de profesores, pero luego actúan con resignación cristiana y cultura de ahorro y no van a la huelga … el problema de conciencia ¡para ellos!.

Los valores son para construir nuestra personalidad, y enseñarlos como fundamento de nuestra acción. No son algo teórico para clases muertas de ética o educación para la ciudadanía. Los valores, deben ser transmitidos por profesores comprometidos, honestos, reflexivos, autónomos, y valientes… pocos valores van a captar los niños provenientes de “profesores rotos”, sin personalidad propia, que solo transmiten cómo ser un animal de rebaño.

Los valores son algo simbólico, pero nos constituyen como personas, y aunque no se consiga nada con mi huelga, con mi acción yo demuestro una forma ser, y con mi gesto intento romper con esa vida anestesiada por la cómoda rutina que nos fabricamos día a día.

Cuando en Septiembre, nos vayan a hacer los nuevos horarios de trabajo … no toca quejarse… Habrá que apechugar. Y mucho menos pueden quejarse, quienes hoy han preferido 100 euros que hacer la huelga  general.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Defensa de los trabajadores. Guarda el enlace permanente.